Una labor callada

Por fin llegó el día. Mi amiga Marisol Castro recibió, de manos del Príncipe Felipe de Borbón, el premio Luis Carandell a la mejor cronista senatorial.

En su breve intervención para agradecer el galardón, Marisol dijo que se siente plenamente identificada con el Senado por su trabajo “callado, reflexivo y menos mediático” que el del Congreso, pero no por ello “menos valioso e interesante”.

También hizo un elogio del trabajo de los redactores de las agencias de noticias, “una labor callada que deja poco espacio al protagonismo” y cuyos autores se esconden, en el mejor de los casos, detrás de unas siglas.

He trabajado en agencias de noticias durante la mayor parte de mi trayectoria profesional y comparto totalmente las reflexiones de mi ex compañera. Bienvenidos sean todos los premios que reconocen el trabajo de las agencias de prensa, magníficas escuelas de periodismo donde se forjan muchos de los que luego serán los primeros espadas de la profesión.

El otro galardonado en la categoría de mejor cronista parlamentario, Gonzalo López Alba, del diario Abc, dejó también algunas perlas en su breve discurso, al defender un periodismo “a pie de obra, alejado por completo de ese otro que ha sucumbido al goce narcisista y que encumbra a los charlatanes de vanidades, sofistas parlanchines y camaleones de la popularidad, especies tan bien remuneradas en los tiempos que corren”.

López Alba dedicó su premio, entre otros, a sus compañeros de información parlamentaria, especialmente a aquellos “que hacen su trabajo con dignidad, a pesar de malvivir encadenados a contratos temporales y sueldos mileuristas, pues la precariedad laboral es la primera termita del periodismo”.

Razón no le falta y es bueno que en estos foros tan notables se oigan voces que se atreven a denunciar la precariedad de la profesión y los males que la aquejan.

Anuncios

Una periodista temperamental

Mi amiga y compañera de fatigas periodísticas Marisol Castro (la de la izquierda de la foto, la otra es Nuncy, mi otra gran amiga del alma) ha sido galardonada con el con el Premio Luis Carandell de Periodismo Parlamentario, en su modalidad de “cronista senatorial”. En la categoría de “cronista parlamentario”, el ganador es el periodista de Abc Gonzalo López Alba.

La candidatura de Marisol fue presentada por el Grupo Socialista del Senado, la Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP) y la Agrupación de Periodistas de UGT-Madrid. El sindicato la propuso por estimar que el trabajo que desarrolla la redactora de Servimedia es “básico para el resto de los medios de comunicación: radios, televisiones, periódicos, digitales; que utilizan, como apoyo para desarrollar su información, lo que todos conocen como teletipos”.

Me alegro por Marisol, periodista temperamental de la vieja y mejor escuela, porque su trayectoria profesional es digna de elogio. Y me alegro porque es una periodista de agencia. Precisamente, la AGP-UGT ha destacado que uno de los argumentos esgrimidos a la hora de avalar su candidatura fue que debía reconocerse, además de su valía personal y profesional, “el trabajo de los periodistas de las agencias de noticias, que muchas veces invisibles, se reduce a unas siglas al final de los teletipos, en las que generalmente nadie repara”.

Enhorabuena, Marisol. La foto de arriba fue tomada -o más bien perpetrada, dada la escasa calidad de la imagen- en el restaurante De María, cuando celebrábamos nuestra tradicional y cada vez más reducida cena de Navidad. Espero que con el pastizal del premio tengas un detalle con quienes te aprecian y te quieren. Un besazo.