Hablan los maestros

El periodista colombiano Javier Darío Restrepo, experto en ética periodística y maestro de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), ha participado en un seminario sobre los dilemas del periodismo on line. Extraigo algunas de sus reflexiones, que se pueden ampliar más abajo con el testimonio directo de Restrepo.

– El periodista de Internet tiene un inmenso poder en sus manos, por lo que debe afinar su sentido de la responsabilidad.

– Internet es un depósito gigantesco de información, pero no de conocimiento. Y lo propio del periodista es transmitir conocimiento para que la gente pueda decidir en libertad.

– Internet tiende a aislar a las personas y eso se manifiesta en un lenguaje propio de Internet. El periodista debe impedir que Internet propicie una ola de individualismo.

– En Internet no hay que hacer un periodismo distinto. En Internet se hace un periodismo multimedia en el que hay que tener en cuenta imágenes, sonidos y palabras. Eso convierte en apasionante el uso de Internet para el periodismo.

– El de Internet es un periodismo que utiliza todos los sentidos. Pero ése es el peligro, quedarse sólo en los sentidos. El periodista debe introducir el lenguaje hacia la inteligencia, hablarle a la inteligencia del receptor de la información.

Anuncios

La humildad de los periodistas

“Hablar de humildad entre los periodistas es como hablar de castidad dentro de un prostíbulo”. La frase es de Javier Darío Restrepo, uno de los mayores expertos en ética periodista y maestro de la Fundación para un Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), de Gabriel García Márquez.

Restrepo ha participado en el I Congreso Nacional de Ética en el Periodismo, organizado por el Foro de Periodismo Argentino. A la cita acudieron más de 200 periodistas que discutieron cómo los desafíos de la revolución tecnológica están afectando al fenómeno comunicacional.

El congreso fue inaugurado por Restrepo, quien definió a la ética como una utopía, una utopía que atrae y que funciona, que genera la intención de hacer bien las cosas. En su opinión, muchos sectores de la prensa confunden algunas ideas, como por ejemplo que el periodismo es poder. “El periodismo es servicio todos los días porque se debe tener en cuenta a nuestro lector. Somos los ojos del pueblo y por ende debemos contar lo que pasa. De esta manera no estará comprometida la democracia”.

El prestigioso periodista colombiano concluyó que uno de los pilares en la defensa de los derechos del trabajador de prensa es su salario, ya que de esta manera se puede mejorar la calidad de vida individual del periodista. “El hambre también sesga la información y por lo tanto lo que está en peligro es el sistema democrático, ya que a la gente se le oculta cosas que se deberían ver”, aseveró.

Lo dicho, una maestro de periodismo y de periodistas.